Todas las personas cuentan con un GPS interno, un sistema inteligente que nos guía y nos permite tomar decisiones que nos aportan conocimientos sobre nuestro mundo interior, ayudándonos a elegir a favor de nuestro mayor beneficio.

A diferencia de la toma de decisiones con la mente analítica, el pensamiento compulsivo y el cerebro racional; la intención tiene que ver con la sensación de “certeza” que se experimenta al contemplar una idea nueva, un deseo, decisión, etc.

La intuición puede llegar o sentirse de formas diferentes, pero una manera clara para entender la idea de la intuición es recordar la última vez que se enfrentó a una situación compleja de cualquier tipo y pensar en la forma en que se lidio con ese asunto. ¿Se siguió el impulso interno por elegir nuestro mayor beneficio?

Todos sabemos lo que nos hace daño, y en diferentes niveles todos sabemos lo que queremos alcanzar en la vida, pero la mayoría de las veces que nos toca elegir a nuestro favor, nos vemos condicionados a elegir en base a nuestros pensamientos limitantes o miedos y traumas. Los condicionamientos nos hacen creer muchas veces que lo que nuestra personalidad construida necesita para seguir viva, responde a los que nuestra Ser nos pide para seguir adelante. Esto nos aleja mucho de poder conectar con la voz de la intuición.

Abrirse a la intuición

La vida moderna está regida por distracciones y tendencias a seguir. Todas estas cosas pueden ser en realidad muy divertidas pero si no tenemos un camino trazado para volver siempre a nuestro centro y foco interno, podemos perdernos y bloquear el canal por el cual se expresa la intuición.

Algunos métodos para mantener este canal abierto son los siguientes.

 

Meditación sobre el centro energético del corazón.

Encendemos un incienso para intencionar la actividad energética y llevamos la atención y la intención al Universo o la figura sagrada que nos conecte con lo Divino.

Nos acostamos o sentamos buscando comodidad con la espalda derecha y los pies extendidos si estamos acostados o apoyados en el piso si estamos sentados. Brazos reposando al costado del cuerpo o en la falda, con las palmas de las manos hacia arriba.

La respiración para entrar en relajación será rítmica:

Inhalación en 6 segundos, sosteniendo 4 segundos y exhalando en 8 segundos.

Se exhala el aire de los pulmones y el área del abdomen, para luego inhalar por la nariz lentamente y con profundidad, llevando el aire siempre al área del abdomen, observando cómo asciende y desciende esa parte del cuerpo.

Completamos un ciclo de 10 respiraciones.

Una vez que sintonizamos con las sensaciones de temperatura, vibración o relajación del cuerpo, llevamos toda la atención al pecho y lentamente modificaremos el ritmo de la respiración a uno que nos quede cómodo para seguir relajando el cuerpo y mantener la atención en el centro energético del corazón. Sin expectativas, intentar tener una actitud de apertura a todo lo que surja, dejando ir los pensamientos que se generan para volver al foco de atención.

Esto se puede hacer por el tiempo que deseamos pero en lo posible con regularidad, ya que estamos haciendo contacto con la inteligencia de la intuición.

 

Escritura terapéutica

Escribir con regularidad sobre nuestras emociones y lo que tenemos en mente nos permite descubrir bloqueos o limitaciones que quizá no hemos podido detectar y que pueden haber sido la causa por la que muchas veces no hemos elegido a nuestro favor.

Al releer lo que hemos escrito podemos comenzar a sentir sensaciones en el cuerpo, en el pecho o recibir un mensaje interno sobre la información recibida. Estas sensaciones en muchos casos son una respuesta directa de nuestra intuición, y dependiendo de la sensación sabremos cómo relacionarla al contexto.

Escribir nos brinda espacio para observar nuestros pensamientos y descubrir que quizá algo no es tan complicado como parecía en nuestra narrativa mental.

 

Cultivar claridad regulando los excesos

Si bien algunas personas afirman que encuentran inspiración a través de sustancias estimulantes, no siempre ésta es la realidad para todos.

Saber la diferencia entre la recreación y distracción de la realidad es importante para el mantenimiento de un canal limpio por el cual la voz de la intuición se haga escuchar.

Tener claro cuándo es momento de abandonar un hábito negativo también es elegir a favor de nuestro crecimiento espiritual.

Siempre podemos pedir ayuda para detener un hábito que nos limita y mantiene en un lugar emocional que ya no aporta nada positivo a nuestro presente.

 

Espacio personal

Estoy convencida que en momentos complicados, y en la medida que sea posible, es conveniente realizar nuestros propios retiros de al menos 2 días.

Regalarnos espacio y distancia de los compromisos adquiridos y de las presiones externas nos permite cultivar una relación con nuestro Ser superior, y conectar con la inteligencia intuitiva.

Sin distracciones, pantallas y horarios, crear un espacio para actividades que mejor te conecten con tu espiritualidad y construir un diálogo con el Universo o cualquier figura que representa lo Divino en ti.

 

Planificar para nuestro mayor beneficio

Digamos que ya no quieres trabajar en ese lugar que te drena energéticamente y te bloquea la capacidad creativa, pero al mismo tiempo en el sistema que vivimos, dejar de trabajar para esperar la próxima oportunidad soñada no es la mejor opción.

En este caso lo importante es tener control sobre cómo manejamos la frustración.
Tomar pequeños pasos en dirección a los cambios que debemos hacer para crear oportunidades no solo nos dará seguridad de que vamos en dirección a nuestros objetivos, sino que quitara el estigma de “decisión riesgosa” que muchas veces aparece cuando deseamos seguir nuestra intuición.

Si bien escuchar la voz de la intuición nos dibuja un camino hacia lo que buscamos internamente, no es necesario tirarse a la deriva. Por lo general, es incluso más práctico sentarse a meditar sobre un plan que responda a nuestra intuición. Si observamos que al implementar este método se mantiene el entusiasmo característico de la voz de la intuición, y la motivación no deja de crecer al superar los obstáculos que se imponen, seguro estamos construyendo para nuestro mayor beneficio.

Es importante mantener una apertura al recibir las señales de la intuición. Mantener prácticas que nos conecte con esa parte de nosotros que muchas veces no está allí para mantener vivas las creencias de nuestra personalidad construida, puede generar miedo al cambio y a soltar.

La voz de la intuición es la amorosa presencia Divina en todas las personas, susurrandole al alma: “Todo está bien, sigue adelante y no tengas miedo”. Busca la paz y la armonía de la certeza, y podrás escuchar ese susurro cuando más falta te haga. Siempre se puede elegir a favor de nuestro mayor beneficio.

Otros artículos

Técnicas de atención plena para reducir ansiedad y estrés

Técnicas de atención plena para reducir ansiedad y estrés

Atención plena es un ejercicio mental cuyo principal enfoque es traer la atención al presente a través de la respiración y la estimulación sensorial.El entrenamiento regular de llevar la atención al cuerpo permite que gradualmente crezca el espacio donde emerge la...

Meditación de cierres en Samhain y Halloween

Meditación de cierres en Samhain y Halloween

La primavera en el hemisferio sur coincide con las celebraciones paganas de Samhain, o lo que se conoce popularmente como Halloween ( “All hallows eve”, “Noche de todos los santos”).Las raíces paganas de esta celebración tienen como característica principal, la unión...