El apego emocional es una de las principales causas de sufrimiento. Las relaciones que desarrollamos en el transcurso de nuestras vidas, son la base de un plan mucho más grande, pero no todos los vínculos perduran mucho tiempo.

Siempre que desarrollemos vinculos emocionales debemos estar abiertos a pasar por momentos en que no nos hacemos conscientes del desencuentro con seres queridos y la relación terminan en separaciones conflictivas o distanciamientos de mutuo acuerdo. No solo pasa con personas. Sucede con el apego a un trabajo del que súbitamente nos despiden, una casa que debemos abandonar, un barrio o una ciudad. A menudo tejemos estos hilos energéticos a través del sexo, y si disfrutamos de varias parejas sexuales al mismo tiempo, corremos el riesgo de una sobrecarga de energía ajena, en el cuerpo sutil.

Una de las cosas más importantes que debemos hacer para seguir evolucionando en cuanto a nuestras relaciones y en la vida en general, es cortar los cordones energeticos y emocionales que nos siguen atando al pasado.

Para hacer uso de esta meditación guiada, lo único importante a tener en cuenta es que realmente estemos seguros que ya no queremos alimentar el vínculo que queremos cortar. No es un movimiento sano entregarse a esta práctica para salir de un momento de enojo con una persona que nos hirió o porque alguien dijo algo que nos molesto. La mayoría de las veces los desencuentros mentales o discusiones con seres queridos, son lecciones que están prontas para ser aprendidas. En estos casos, solo podemos dejar ir el control de la situación y permitir que fluya para que se calmen las aguas.

El ejercicio de cortar apegos a través del campo energético es una herramienta poderosísima para cortar los cordones de relaciones tóxicas. El primer paso, es como dije en el párrafo anterior, ser consciente de la relación que se está tratando. Considera que trato estas teniendo con esa persona en los últimos años:

  • ¿Cual es tu rol en la relación?
  • ¿Cómo fue que se perjudicó el vínculo?
  • ¿Es algo que se puede resolver, o es algo que le pertenece a la otra persona?
  • ¿Es un problema que traigo yo o es una cuestión de mutuo acuerdo?

Cuando estamos abiertos de par en par, y libres para sentir, no nos damos cuenta que a través de los vínculos se firman contratos emocionales que al terminar la relación, siguen causando dolor si no se cierran ciclos de manera apropiada. Esto es propenso en personas altamente empáticas. Cuando terminan sus relaciones, no solo se llevan el dolor propio de la ruptura, sino que cargan con las emociones de los demás y esto es sumamente drenante para la energía vital. Es casi como elegir sentarte todos los días de tu vida, al lado del compañero de trabajo que te saca de las casillas. Es cansador, distrae el foco de lo que deberías estar haciendo para llenar tu vida de prosperidad y es muy al pedo.

Para resumir, el cuidado de nuestro tejido emocional es un hábito que deberíamos adoptar como herramienta de cuidado personal. Es muy recomendable para las personas con ansiedad y depresión.

 

Meditación Guiada: Cortando el cordón energético y emocional del apego.

  • Buscamos un lugar cómodo y tranquilo, donde no vayamos a ser interrumpidas.
  • Encendemos con fósforos, un incienso y una vela blanca o azul como símbolo de nuestra intención.
  • Podemos ambientar con música suave si nos ayuda a relajar, pero es recomendable adaptarse al silencio de la práctica.
  • Sentada o acostada con la espalda contra una superficie plana y las piernas estiradas. Comienzo la respiración rítmica para relajar el cuerpo: Inhalo en cuatro, sostengo en cuatro, exhalo en 6.
  • Llevó la atención al centro energético del plexo solar, respirar llevando atención a esta área y una vez que presentes en la práctica de meditación, llevamos la atención lentamente, de los pies a la cabeza. Hago un escaneo del cuerpo comprobando su relajación.
  • Cuando la atención y el enfoque de la respiración, llegue al centro energético del tercer ojo, comenzamos el ejercicio de visualización.
  • Vamos a dejar que lentamente, la oscuridad de transforme en una habitación blanca en la cual lo primero será pedir asistencia y protección de nuestros guías, ángeles, ancestros, diosas o cualquier maestra o maestro de nuestra devoción. La conexión que buscamos es una sutil sensación de estar sintonizado a otro nivel de percepción.
  • Una vez sintonizadas, nos visualizamos frente a la otra persona. Llevamos lentamente la atención al centro energético del corazón, y esperamos a que aparezca el cordón que une ambas energías. En este punto, podemos llegar a sentir un poco de angustia o liberación. No sirve de nada buscar el significado de lo que se siente. El proceso es a un nivel muy sutil y querer racionalizarlo nos puede sacar de foco y de sintonía.
  • Toda sensación negativa que surja de este breve encuentro lo llevaremos con nuestra atención y presencia, al centro del pecho donde la energía activada en esa área se encargará de liberar cualquier vibración baja.
  • Cuando estemos listas, visualizamos una tijera dorada con la que cortamos el cordón energético, repitiendo tres veces la siguiente frase: “A través del poder de mi Yo Superior, libero todo apego que a mi evolución no beneficie. En armonía con el Universo, que así sea”.
  • Damos gracias a todo el equipo espiritual que nos acompañó en este ejercicio y permanecemos en meditación. Regresamos al cuerpo físico, llevando lentamente la atención desde el tercer ojo hasta el centro energético raíz, ubicado en el coxis. Comprobamos que la vela se termine de consumir en un lugar seguro y seguimos con nuestra jornada, tratando de mantenernos siempre presentes en el ahora.

 

En los días siguientes al ejercicio, se pueden recibir señales relacionadas al proceso. Es importante hacer anotaciones y registros del proceso para seguir nutriendo la intención de sanar el apego en el que se trabajó.

Otros artículos

Meditación en la ira y el enojo

Meditación en la ira y el enojo

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo. Así que el más anciano de los monjes la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla. El monje más joven estaba furioso. No...

Energía de cada fase lunar y su beneficio en el trabajo personal

Energía de cada fase lunar y su beneficio en el trabajo personal

En base a lo registrado en la escritura terapéutica logramos detectar patrones limitantes de pensamientos y conductas que se repiten constantemente y nos alejan de las metas y el trabajo de cuidado y mejora personal.Bien sabemos de la influencia de la luna en la...