La glándula pineal está ubicada en el centro del cerebro, hacia la nuca, y se relaciona con el sexto centro energético del cuerpo sutil, El tercer ojo.

El filósofo Francés René Descartes, lo consideró el asiento del alma. Para Descartes, el alma racional, una entidad distinta del cuerpo físico, era puesta en contacto con la tangibilidad a través de la estimulación (activación) de la glándula pineal.

Por otra parte, la corriente principal de la ciencia ha descartado por muchos años el estudio de la glándula pineal y su relación con las dimensiones de conciencia más sutiles.

En diferentes investigaciones sobre creencias y civilizaciones antiguas registradas por estudios antropológicos, se encuentran representaciones simbólicas que señalan a la glándula pineal como el órgano que sostiene información importante acerca de nuestra verdadera naturaleza. Sabemos que en filosofías y religiones como el Hinduismo y el Budismo, se le relaciona con el sexto chakra de nuestro cuerpo sutil, el “tercer ojo”, porque posee córnea, retina y una estructura sensible a la luz, similar a la de los ojos físicos.

Se dice que una vez activado el tercer ojo, los seres humanos tenemos la capacidad de ver los planos espirituales, permitiéndonos descubrir la verdadera naturaleza de nuestra existencia. En las excavaciones y los descubrimientos del antiguo Egipto, se encuentra evidencia de que esta civilización tenía un lugar muy importante para las prácticas espirituales. Cuentan con suficientes representaciones simbólicas de la glándula pineal y de su relación con el pasaje del mundo físico a los planos espirituales.

Lo que sabemos a través de la ciencia tradicional, es que la glándula pineal produce serotonina y melatonina; neurotransmisores que regulan nuestro ciclo de sueño, jugando un rol importantísimo en nuestro humor. Sin embargo, los alimentos procesados, los productos de cosmética e higiene personal industrializados, el consumo descontrolado de carne animal, vegetales envenenados por pesticidas, más un adormecimiento de las prácticas espirituales y creativas, calcifican nuestra glándula pineal, bloqueando la oportunidad de tener actividad extrasensorial, que pueda darnos alguna pista sobre nuestro vínculo con el alma y descubrir qué hay más allá de lo tangible.

Actualmente la humanidad se encuentra en un punto crítico entre el Despertar o la destrucción total de nuestra especie. Este estado de limbo existencial y aparente búsqueda espiritual que estamos experimentando colectivamente, genera una serie de preguntas que la ciencia moderna o alternativa, trata de responder a través de investigaciones y estudios recientes que comprueban la multifacética función de éste pequeño grano con forma de piña ubicado en nuestro cerebro.

 Estructura y funcionamiento de la glándula pineal.

Según los descubrimientos científicos alternativos y las investigaciones señaladas en el material audiovisual de David Wilcock, The secret of the Pineal Gland, dentro de la glándula, hay un líquido que contiene cristales con propiedades piezoeléctricas (cristales que al entrar en tensión liberan fotones). También se encontró una característica conocida como “piezocrismo o piezochromism”. Estos cristales piezo-cromáticos son cristales que pueden liberar luz de los colores que vemos en el arcoiris. La teoría explica que estos cristales son DMT (Dimetiltriptamina). Estrógeno que se encuentra de forma normal en la naturaleza, y farmacológicamente pertenece a la familia de la triptamina. Cuando se refina, la DMT es un sólido cristalino de color blanco, que al entrar en tensión libera grandes explosiones de colores. Graham Hancock, creador del proyecto Desclosure, considera que el El DMT es el lente de la glándula pineal, que permite ver áreas de la realidades que no se pueden percibir por los sentidos que tradicionalmente conocemos.

Si observamos las ilustraciones de Dioses y Santos iluminados, vemos que las imágenes de estas deidades, están siempre acompañadas por un halo de luz, o una corona, que nace justo por encima y detrás de la cabeza. Tradiciones esotéricas y escuelas místicas antiguas, sabían del potencial de esta glándula mucho antes que los recientes descubrimientos de la ciencia moderna.

En el budismo es considerado un símbolo del despertar (iluminación) de Buda.

El Hinduismo lo vincula con la intuición y la clarividencia activada a través del sexto chakra.

Jesús proclamó según el pasaje Mateo 6:22: “La lámpara del cuerpo es el ojo; por eso, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz”.

 Si lo que descubrió el filósofo René Descartes es verdad, y la glándula pineal es el asiento del alma, entonces estamos enfrentados a millones de años de sabiduría ancestral oculta y oprimida por creencias limitantes impuestas, por el actual y quebradizo sistema de vida.

Si las antiguas civilizaciones, religiones, escuelas esotéricas y filosóficas, todas coinciden en la existencia de un tercer ojo en nuestro cerebro que nos permite ver más allá de lo tangible, sin ellos tener acceso a la tecnología para saber que la glándula pineal contiene fotoreceptores; sabíamos mucho más de nosotros mismos en el pasado de lo que sabemos ahora.

Es importante tomar en cuenta que todos estos estudios son teorías, porque la corriente principal de la ciencia no considera que haya suficientes pruebas para tomar estas evidencias en serio. Pero es importante recalcar que la corriente principal de la ciencia, es financiada por poderosas corporativas que de poco les sirve, que estos conocimientos salgan a la luz.

Mike Adams, el dueño y fundador de la página Natural News , considera que componentes como el mercurio o el flúor que contiene la pasta de dientes, interviene en el funcionamiento correcto de las glándulas del sistema endocrino. Estas glándulas están conectadas a cada uno de los centros energéticos del cuerpo sutil que conocemos como chakras. Estas glándulas son la puerta de entrada a nuestra conexión espiritual. El funcionamiento correcto de las glándulas del sistema endocrino, es desestabilizado por el consumo de alimentos envenenados y productos de higiene, que contienen estos venenos como principales componentes.

La responsabilidad de mantenernos despiertos.

En mi experiencia con la activación del sexto chakra en mi cuerpo sutil, puedo señalar dos cosas: Primero, que en mi caso noté una gran diferencia cuando comencé a cambiar mi dieta. Si bien llevo trabajando en mis prácticas espirituales e investigando sobre la existencia de una fuerza vital superior a lo tangible, más o menos desde los 18 años; Fue con el cambio en mi dieta que aceleré un proceso de sanación y recibí una acumulación de información intuitiva, que me permite percibir la presencia de una inteligencia suprema por sobre lo lógico y racional.

En segundo lugar, cuando tenía 10 años, si miraba fijamente un objeto o una persona por un tiempo prolongado, podía distinguir colores y reflejos bordeando los contornos, pero con el pasar de los años fui perdiendo esa habilidad. 20 años más tarde, convivo con las energías sutiles y la percepción de la presencia de seres inteligentes, que no pertenecen a esta dimensión de conciencia. No se si puedo decir que alcancé a despertar a una conciencia más elevada de mi percepción física y tangible, porque todavía como civilización, no hemos vuelto a estar familiarizados con estas realidades provenientes de una fuente de energía cósmica. Pero sí parece ser, que descubrí un atajo a las herramientas que esta conexión espiritual permite acceder, con las cuales tengo la absoluta certeza del poder que existe dentro de mí.

De todas maneras, el punto es que si yo, que tuve problemas con el abuso de alcohol, exceso de comida chatarra, escaso entrenamiento físico, y una vez que puse orden a todas esas condiciones, recuperé la conexión a la fuente de la inteligencia intuitiva, todos podemos hacerlo.

Creo firmemente que la tensión energética colectiva que estamos viviendo en la actualidad, es un proceso de cambio de paradigma, en el cual la inteligencia intuitiva, será la responsable de llevarnos a nuestro próximo gran paso como especie humana. Definitivamente, sin ella, estamos destinados a una vida opresiva y desvinculada de nuestro potencial espiritual y creatividad ilimitada. Para avanzar hacia una vida plena, vamos a tener que dejar atrás, viejas estructuras sistemáticas impuestas por un poder corrupto y divisor. Florecer desde adentro hacia la superficie de la inteligencia intuitiva. Como los adolescentes hijos de la tierra que somos, para sobrevivir, tendremos que volver a nuestra Madre en busca de luz y guía, para convertirnos en adultos concientes de nuestra real naturaleza divina.

Arte de cover por: Alex Grey

Otros artículos

Relaciones conscientes a través del mindfulness y la motivación

Relaciones conscientes a través del mindfulness y la motivación

En el mundo existe esta creencia, de que la plenitud es para privilegiados y que es imposible navegar las dificultades que se presentan, con una actitud constructiva, en oposición a lo destructivo que ya nos rodea. Y es totalmente cierto.Es una tarea casi imposible...

Mindfulness: Ejercicio para la transformación de estados negativos

Mindfulness: Ejercicio para la transformación de estados negativos

Este ejercicio de mindfulness es una técnica de:Reatribución/Reframing de estados emocionalesPráctica de atención plenaAmplificar la observación conscienteDespertar la atención a los aspectos positivos o neutrales en situaciones difícilesEstructura del ejercicio de...