La crítica interna que generalmente nos detiene, es la que responde a los intentos de salir de la zona de confort. Es la voz del miedo. Su propósito es mantenernos protegidos de las heridas emocionales del rechazo, los intentos fallidos, el juicio externo, la culpa, y la vergüenza.  Una resistencia a lo desconocido, y la razón por la que muchas veces no vamos tras nuestros sueños.

La crítica interna cumple un rol importante en mantenernos a salvo, pero puede tener un impacto negativo, limitandonos el crecimiento.

Escuchar esta voz no quiere decir que haya algo mal con nuestra forma de ser y de sentir. Todos tenemos esta voz en la cabeza. Esta es nuestra sombra, esto es lo que nos hace humanos.

La clave está en detectar a tiempo, la diferencia entre la crítica negativa, y la observación constructiva que nos hacemos cuando trabajamos en trascender un obstáculo.

Para poder señalar esta diferencia, es necesario que reconozcamos el autosabotaje y el pensamiento negativo.

Cuando escuchemos una voz que nos detiene, paremos a meditar, y verificar si ese pensamiento realmente nos sirve, o siquiera nos pertenece.

No confundas la negatividad con ser realista.

La situación vital en la que nacemos y crecemos, no siempre nos ofrece las mejores posibilidades. A veces la realidad, es que tenemos que trabajar para desarrollar nuevas habilidades, y adquirir experiencia, para construir caminos nuevos. Si nos comprometemos a desarrollar un plan para trabajar en nuestro crecimiento, esto muestra que somos realistas. Pero si la voz interna, nos dice que cada cosa que intentamos hacer es imposible y que no somos lo suficientemente buenas e inteligentes, sin haber por lo menos intentado hacer algo diferente, estamos respondiendo a la voz de la crítica interna negativa que nos limita.

En fase de luna llena, la voz interna parece estar más activa que otras veces, porque responde a las emociones altamente estimuladas, por la energía característica de ésta fase lunar. En luna llena, aullamos desde las emociones más profundas.

Si estas emociones siguen controladas por viejos patrones mentales, podemos vernos confrontadas con la crítica interna.

Si recordamos practicar atención plena durante este periodo, podemos usar toda esa energía intensa a nuestro favor, y observar el fluir de los pensamientos negativos que emergen a la superficie y generan la limitación en la apertura a nuevas experiencias, necesarias para crecer y trabajar en nuestras metas.

 

Liberando los miedos que generan la crítica interna.

En la noche de luna llena, cuando la luz de la luna esté en su punto más brillante, podemos realizar un ritual con el elemento fuego, para quemar y liberar los miedos.

Este ritual puede practicarse con cada luna llena, ya que el proceso de soltar los límites autoimpuestos, es un trabajo que lleva tiempo. La información de nuestra sombra, se asoma cada vez que bajamos la guardia, por eso es importante contar con herramientas como este ritual, para recordarnos el trabajo interno, aprovechando la energía que le favorece a la intención de soltar.

 

Para hacer este ritual vas a necesitar:

  • Palo santo o salvia blanca para consagrar.
  • Fósforos, incienso y una vela blanca
  • Un recipiente de metal, en el que podamos usar fuego
  • Un recipiente de vidrio, para trabajar con el elemento agua
  • Papel y tinta para escribir
  • Espacio abierto o habitación donde de la luna

 

El primer paso es asegurarnos de no ser interrumpidas durante el tiempo que dediquemos al ritual. nos ubicamos en un lugar donde estemos cómodas para centrarnos a través de una breve meditación.

Con palo santo o salvia blanca, limpiamos y armonizamos el espacio en el que vamos a trabajar, con la intención de invocar el poder de la triple diosa, que tod@s llevamos dentro.

Colocamos los instrumentos frente a nosotras, encendemos la vela y el incienso, con la intención de invocar a nuestros guías, la diosa o cualquier símbolo que eleve nuestra consciencia, para unirla a la energía del Universo.

Frente a nosotras colocar los recipientes, el de metal se mantiene vacío, y el de vidrio tendrá agua; lo suficiente para luego tirar las cenizas allí.

Nos acomodamos en posición de meditación, agradecemos la presencia y la protección de nuestros guías y expresamos nuestra intención de soltar el apego a los patrones mentales limitantes, y los miedos que alimentan la crítica interna.

Inhalamos y exhalamos lentamente y con profundidad, llevando la atención y el oxígeno a la panza. Centramos el foco en los movimientos de la panza, que se expande y retrae con cada respiración.

Practicamos esta respiración, la cantidad de veces que sea necesario, para ubicarnos totalmente en la atención plena. Pronto comenzarán a surgir pensamientos irrelevantes, y entre estos también pueden surgir los ecos de los pensamientos negativos con los que nos identificamos.

Sin involucrarnos con lo que la mente genere, nos traemos lentamente al espacio donde llevaremos a cabo el ritual.

En la hoja de papel hacemos una lista de las palabras o frases negativas con las que tendemos a limitarnos.

Por ejemplo: No soy buena en (rellenar con lo que no creemos poder hacer). No soy capaz. Me da miedo. Tengo miedo a fracasar. Soy un desastre. Me da verguenza, etc.

Cuando terminamos de hacer la lista (podemos usar ambas carillas de la hoja), vamos a doblar la hoja para que entre en el recipiente de metal. Quemamos la hoja, y mientras se quema, nos centramos en la intención de quemar la crítica interna que no nos favorece.

Podemos repetir el mantra: “Con el poder del fuego, convierto en cenizas todos los pensamientos que me alejan de conocer mi mejor versión”

Cuando la hoja termine de quemarse, tiramos las cenizas en el agua.

Cerramos el ritual, agradeciendo la presencia y protección de nuestros guías.

Repetimos la meditación, con 5 respiraciones profundas. Colocamos la vela en el altar, o en un lugar especial, para que se termine de consumir. Limpiamos cualquier residuo energético que no pertenezca a nosotras con palo santo  y para darle cierre al ritual.

El agua con las cenizas la tiramos hacia afuera, desde una puerta trasera, o por el inodoro.

 

Feliz Luna Llena!

Otros artículos

Relaciones conscientes a través del mindfulness y la motivación

Relaciones conscientes a través del mindfulness y la motivación

En el mundo existe esta creencia, de que la plenitud es para privilegiados y que es imposible navegar las dificultades que se presentan, con una actitud constructiva, en oposición a lo destructivo que ya nos rodea. Y es totalmente cierto.Es una tarea casi imposible...

Mindfulness: Ejercicio para la transformación de estados negativos

Mindfulness: Ejercicio para la transformación de estados negativos

Este ejercicio de mindfulness es una técnica de:Reatribución/Reframing de estados emocionalesPráctica de atención plenaAmplificar la observación conscienteDespertar la atención a los aspectos positivos o neutrales en situaciones difícilesEstructura del ejercicio de...